¿Dónde está el dinero? El desarrollo internacional está fallando a la comunicación democrática
59945
post-template-default,single,single-post,postid-59945,single-format-standard,bridge-core-3.1.8,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-30.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-7.6,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-41156
Where is the Money? How International Development is Failing Democratic Communication

¿Dónde está el dinero? El desarrollo internacional está fallando a la comunicación democrática

En 2016, la desinformación generalizada alimentó un debate público lleno de odio en el Reino Unido y contribuyó en gran medida al resultado del referéndum sobre el Brexit . Desde entonces, la decisión del país de abandonar la Unión Europea ha tenido consecuencias económicas muy negativas, lo que ha resultado en una menor productividad, unas finanzas públicas menos sostenibles y salarios estancados.

También en 2016, la información engañosa y la desinformación fueron un factor que contribuyó a la derrota del voto por el “sí” en el plebiscito sobre los acuerdos de paz que el gobierno colombiano había estado negociando desde 2012 para poner fin a una guerra interna de 50 años. A pesar de la implementación final de los acuerdos, el resultado de este plebiscito socavó la voluntad política de paz. Hoy en día, el país continúa experimentando cierto grado de conflicto armado.

Más recientemente, en 2022, las elecciones nacionales en Kenia también estuvieron a punto de descarrilar por una epidemia de noticias falsas y deep fakes que amenazaron con empujar al país a un ciclo de violencia como el visto en 2008.

Y apenas esta semana, hubo informes de desinformación rampante como factor clave en el clima de odio y miedo en Indonesia contra los refugiados rohingya de Myanmar. La situación tal vez quede mejor resumida en un ataque contra un refugio para refugiados en Banda Aceh el pasado mes de diciembre.

Sin embargo, a pesar de estos efectos corrosivos de la desinformación digital no controlada sobre la democracia, la paz, los medios de vida de las personas y los derechos humanos, los países ricos responsables de proporcionar asistencia exterior para el desarrollo (AOD) parecen ciegos al papel fundamental que los medios y la comunicación democráticos pueden desempeñar para solucionar esta situación y tenerla bajo control.

Esta parece ser una de las conclusiones de un informe reciente publicado por el Centro para la Asistencia Internacional a los Medios de Estados Unidos, que analizó los flujos de financiación de la AOD entre 2010 y 2019 y concluyó que la financiación para actividades relacionadas con los medios se estancó en un 0,3 %, o entre 200 y 300 millones de dólares de los aproximadamente 200 mil millones de dólares de gasto anual en desarrollo internacional. Esto se suma a las muchas luchas que afectan a los medios de todo el mundo, especialmente en relación con la sostenibilidad financiera.

La falta de inversión en los medios de comunicación no es sólo un descuido equivocado por parte de la comunidad de donantes, sino también una tragedia en ciernes. Ignorar a los medios y la comunicación en un mundo donde la iinformación engañosa y la desinformación son vistos como el principal riesgo global por el Foro Económico Mundial, y donde un megalómano, cabalgando sobre una ola tras otra de mentiras y desinformación, lidera las encuestas para presidente de Estados Unidos y pone La democracia estadounidense en riesgo, poniendo en riesgo la gobernabilidad democrática en todo el mundo.

Y si bien ha habido esfuerzos para comenzar a abordar este problema, como el lanzamiento de la Coalición por la Libertad de los Medios y el establecimiento del Fondo Internacional para los Medios de Interés Público, estos no son suficientes, como lo expresaron los propios medios de comunicación de base asociados a la WACC que regularmente experimentan grandes dificultades para acceder a los fondos de AOD.

En este sentido, la WACC llama a los países donantes y a los financiadores privados a aumentar urgente y significativamente el gasto en desarrollo de medios, y a hacerlo siguiendo los siguientes tres principios:

  • La comunicación democrática, transparente y responsable es un derecho fundamental y sustenta la democracia.
  • La comunicación democrática, transparente y responsable, incluido el sector de los medios comunitarios, que a menudo se pasa por alto, es esencial para promover la cohesión social, la confianza y la pertenencia tanto a nivel local como nacional.
  • Para que la comunicación sea democrática, transparente y responsable, debe incluir a las voces marginadas, como las mujeres vulnerables, las comunidades indígenas y racializadas y los jóvenes.

La Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana-WACC espera trabajar con socios y socias de todo el mundo para combatir la desinformación, promover cambios estructurales en los ecosistemas de comunicación y promover los derechos de comunicación desde abajo hacia arriba.

Fuente: WACC Traducción: ALC Noticias

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.