Principios
21817
page-template-default,page,page-id-21817,page-child,parent-pageid-21805,theme-bridge,bridge-core-3.0.1,woocommerce-no-js,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-41156


Comunicación para todos y todas: Compartiendo los principios de la WACC

La Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC) cree que la comunicación juega un papel importante tanto en la construcción de la paz, la seguridad y el sentido de identidad así como en la promoción de la justicia, la responsabilidad mutua y la transparencia. La comunicación, cree la WACC, contribuye al bien común. Esta convicción ha llevado a la WACC a formular siete principios sobre los cuales fundamentar su trabajo:

  • La comunicación es un ejercicio espiritual
  • La comunicación construye y crea comunidad
  • La comunicación aumenta la participación
  • La comunicación promueve libertad y exige responsabilidad
  • La comunicación celebra la diversidad cultural
  • La comunicación construye vínculos
  • La comunicación afirma la justicia y desafía la injusticia

En 1984, Hans W. Florin, por entonces Secretario General de la WACC, dirigió el proceso de preparar un documento que expresara su identidad y orientara su trabajo. Dos años después, los directores de la WACC adoptaron los Principios Cristianos de la Comunicación (1986), afirmando que la comunicación crea comunidad, es participativa, libera a las personas, defiende y promueve las culturas humanas en toda su gran diversidad y se pronuncia proféticamente ante los poderes establecidos. El Padre Michael Traber fue el redactor principal de esos principios.

La esperanza de la WACC era que los Principios Cristianos de la Comunicación retaran a sus miembros a “desasociarse de las estructuras de poder que mantenían a los pobres en una posición de sobrevivencia” y promovieran una “reconciliación genuina mediante la cual la dignidad de todas las personas pudiera ser reafirmada.” El objetivo era, también, alentar a los miembros a contribuir, como personas de fe, en los debates que emergían en esa época por los derechos a la comunicación y la ética de la comunicación, así como sumarse a la defensa de la verdad y la justicia en un mundo donde la información y los sistemas de comunicación a veces sostienen un status quo injusto.

Un cuarto de siglo más tarde, el mundo es, a la vez, diferente e similar. Las estructuras políticas, económicas, sociales y culturales han sido transformadas por la globalización y por la innovación tecnológica. Pero aun así, perduran problemas urgentes de injusticia e inequidad en todo el mundo, especialmente en aquellos países que sufren represión, conflicto y pobreza.

A tal efecto, la WACC ha revisado y actualizado sus principios para reflejar las realidades contemporáneas. La WACC afirma que la comunicación es un ejercicio espiritual, que crea y construye comunidad, que aumenta la participación, que promueve la libertad y exige responsabilidad, que celebra la diversidad cultural, que construye vínculos, que afirma la justicia y desafía la injusticia. En un espíritu de apertura al diálogo, la WACC ofrece este documento a toda persona con buena voluntad.


Nuestra organización

 Sobre la WACC
 Visión y misión  
 Principios
 Plan estratégico  
 Junta directiva
 Personal
 Socios financieros

 

 


PHOTO: A woman carries food on her head while walking in Timbuktu, the northern Mali city captured by Islamist forces in 2012 and liberated by French and Malian soldiers in 2013. Photo: Paul Jeffrey/ACT Alliance.