Covid-19 en la isla y sus repercusiones
32621
post-template-default,single,single-post,postid-32621,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.6.1,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive

Covid-19 en la isla y sus repercusiones

Por José Luis Soto

Reportaje y saludos solidarios desde el Espacio de Comunicación Insular (Espacinsular) en la República Dominicana, 22 de mayo de 2020.

En nuestro país llevamos más de 2 meses y medios de confinamiento, de derechos suspendidos, debido al estado de emergencia y al toque de queda de 5 de la tarde a 6 de la mañana del día siguiente, medidas que buscan hacer frente al coronavirus. Muchas cosas han pasado, pero quizás una de ella ha sido el cambio en la forma de ver y continuar la vida. Los afectos humanos suspendidos hasta nuevo aviso, los saludos virtuales, las llamadas, el teletrabajo, la explosión de las redes sociales y la casi aceptación de parte de la población que desde el Estado se norme la vida de la gente, que violen los derechos humanos, por violar el toque de queda, por ejemplo. O que la única fuente de información oficial sobre el Covid-19 sea el Gobierno-Estado.

El tema central en la “cobertura periodística ha sido y sigue siendo la pandemia del coronavirus. Los grandes temas de la agenda nacional han sido relegados. Los temas de derechos humanos, los derechos a la salud, mujer y derechos reproductivos, inclusión social, migración, no han sido los de primera línea informativa.

El hecho de que el nuevo orden impuesto en las redacciones de los medios haya sido quédate en casa, trabaja en casa, también fue la realidad para los medios y los periodistas. No todo fue colorido y diverso en la cobertura mediática como antes del coronavirus. Esta situación merecerá el día después que se investigue y analice. Es parte de nuestro propósito.

Como organización nos hemos mantenido alerta ante el compromiso que tenemos con la defensa de los derechos ciudadanos en medio de la pandemia. Sobre todo de aquellas y aquellos más excluidos y empobrecidos.

Desde principio del mes de marzo cuando apareció el caso importado de Covid-19 y luego los casos de transmisión local de la pandemia, miles de inmigrantes haitianos por temor a infectarse comenzaron a retornar voluntariamente a su país de origen, Haití. En la medida que el virus se fue expandiendo por toda la nación, el medio se fue apoderando de los trabajadores migrantes haitianos, el retorno se fue haciendo más masivo. Al punto hoy día organizaciones de derechos humanos del vecino país calculan que entre 18 mil y 32 mil trabajadores haitianos y sus familiares se encuentran de “tránsito” en su país. Muchos dejaron todas sus pertenencias abandonadas en RD.

Al momento de escribir estas notas el Covid-19 ha impacto a la República Dominicana y en Haití es de la siguiente manera: 13, 657 casos confirmados, 448 muertos, 7,366 recuperados 47,673 descartados. En tanto que en Haití: 734 casos positivos, 21 curados y 25 muertes.

La República Dominicana inició una desescalada este miércoles luego de más de 2 meses y medio de casi toda la actividad económica pública y privada. La vuelta a la normalidad en un 30 por ciento, ha sido un caos, con la advertencia de que los casos de contagios pudieran aumentar debido a que la población no está guardando el distanciamiento personal, uso de mascarilla e higiene. En Haití el Gobierno dispuso la renovación del estado de emergencia por los próximos dos meses, mientras que en RD es por 15 días, sin posibilidad de aumentarlo por más tiempo debido a los enfrentamientos en el Congreso Nacional entre opositores y oficiales y la cercanía de las elecciones presidenciales y congresuales del 5 de julio.

Preocupación en dos sentidos.

Pasada la mayor parte de la emergencia por el Covid-19 en la República Dominicana los miles de haitianos que salieron hacia su país, intentaran volver al país. La frontera está cerrada y ya se advierte que todo indocumentado que salió no volverá a entrar a RD.

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud han advertido de un gran brote de Covid-19 en Haití que pueda matar muchos miles de haitianos, debido a la situación de pobreza extrema. La directora general de la Organización Panamericana de la Salud advirtió de que existe un verdadero peligro de que se produzca un brote a gran escala de Covid-19 en Haití, al que seguiría una crisis humanitaria. Al mismo tiempo, señaló que se está doblando el número de casos del coronavirus en cuestión de días en muchas zonas de la región.

La propia agencia se hace eco de la vuelta masiva de haitianos viviendo y trabajando en RD Haití. “Ya han regresado 17.000 haitianos de la República Dominicana, donde hay transmisión comunitaria y se espera que este número llegue a 55.000 en dos o tres semanas”, especificó.

La máxima responsable de la Organización señaló que no hay la suficiente conciencia en las comunidades sobre la amenaza que representa la Covid-19 y que es extremadamente difícil establecer el distanciamiento social adecuado en la nación caribeña.

Menos de un 10 por ciento de la población haitiana se está protegiendo del virus. El uso de mascarilla y el distanciamiento personal no se hace conciencia en estos momentos siendo el virus comunitario. Se estima que la población se está contaminando a un ritmo alto sin darse cuenta. Haití no cuenta con infraestructuras sanitarias suficientes ni tampoco con los insumos para enfrentar la pandemia, así lo advierten desde el país que comparte con la República Dominicana la isla de la española.

Ante esta situación del Covid-19 en la isla, el Espacio de Comunicación Insular, inició desde mediado de abril un proceso de incidencia pública a través de los medios de información llamando a los gobernantes de las dos naciones, a funcionarios de la sanidad pública para que se aboquen a formalizar un plan conjunto para enfrentar la pandemia en el territorio, armonizando las políticas públicas de cada país, estrechando la cooperación y la colaboración entre los ministerios de salud de ambas naciones.

Después de varias notas de prensa, comunicados e intervenciones a través de entrevistas, este 19 de mayo, los presidentes Jovenel Moïse, de Haití y Danilo Medina, República Dominicana, sostuvieron una reunión virtual. Hablaron sobre el coronavirus en ambos países y la necesidad de armonizar la forma como se está enfrentando la pandemia. Además de conversar sobre la frontera y el comercio fronterizo.

Sin embargo, el diálogo entre ambos jefes de estado no ha quedado en nada concreto ni siquiera se emitió un comunicado conjunto anunciando acciones medidas en concreto para enfrentar la pandemia. Toca esperar, aunque pudiera ser demasiado tarde.

La gran preocupación es que en la isla se pueda producir una catástrofe sanitaria sin control que pueda matar mucho más personas que las que hasta ahora han muerto de ambos lados de la frontera. Seguimos llamando, desde el Espacio de Comunicación Insular, a que haya más diálogo y cooperación, y solidaridad entre las dos naciones fronterizas.

José Luis Soto es periodista y Director  del Espacio de Comunicación Insular (Espacinsular) en la República Dominicana

 

Foto: Francis Diaz/Shutterstock

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.