Comunicación para una vida alegre, sencilla y sostenible
23151
post-template-default,single,single-post,postid-23151,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.9,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive

Comunicación para una vida alegre, sencilla y sostenible

Por Oswaldo Martínez Flores

El Pueblo Xidza se encuentra ubicada en la región del Rincón de la Sierra Juárez de Oaxaca, en el Suroeste Mexicano y se ha caracterizado por un gran contraste, contar con una riqueza natural, cultural y humana, pero con una pobreza material vista desde la “modernidad”.

Muchos han sido los pioneros, misioneros, técnicos extensionistas, investigadores, grupos políticos, organizaciones con ideologías propias, que han tratado de impulsar alternativas de “desarrollo”, sin embargo, ésta siempre ha sido detenida u obstaculizada por choques de poder que encuentran en la pobreza su fórmula de riqueza individual, y también, porque la promoción ha sido de afuera hacia dentro.

Se ha visto que lo que obstaculiza un proceso son las condicionantes por algún esquema de trabajo, que si no apoyas dicho partido político, forma de pensamiento o porque eres mujer, y sobre todo indígena, simplemente no te toman en cuenta, por ello se decide agrupar un grupo de jóvenes que apostaran más por el amor a la humanidad, sin condiciones, buscar un promoción más humana y propia desde la visión del Pueblo Xhidza.

Por lo que en el año 2006 se comenzó a desarrollar una serie de proyectos de traspatio y el rescate de telar de cintura, con el cual cinco jóvenes fueron invitados a participar en un proceso educativo conocido como la Escuela del Bien Común, organizado por una organización social (Ideas Comunitarias A. C.) lo que les permitió conocer sobre los derechos humanos de los pueblos indígenas, además, en esta conocieron experiencias de radios comunitarias en diferentes regiones del Estado de Oaxaca, por lo que a su regreso realizaron un análisis con respecto a la falta de comunicación en la región y detectaron que había una desinformación constante, pues las señales de radio eran de otros lugares, con otros contextos y otras realidades, que nada tenía que ver con el Pueblo Xhidza, por lo que era necesario contar con un medio de comunicación propia.

Conociendo de nuestras preocupaciones el P. Pablo Merne (1944-2015) Misionero del Verbo Divino (SVD) nos platicó de la World Association for Christian Communication (WACC) que apoyan los derechos a la comunicación, por lo que decidimos presentar una propuesta con el aval moral del P. Gabriel Gutiérrez (SVD) en el año 2008, con lo que pudimos ser beneficiados para la adquisición de equipo de radiodifusión y fue el 12 de diciembre de 2019 que comenzamos a transmitir para 15 comunidades del Pueblo Xhidza.

Entonces empezamos a transmitir solo los fines de semana de 6 de la mañana a 9 de la noche ya que la tarifa de la energía eléctrica es muy alta, comenzamos con música educativa, alternativa y a llamarnos Radio Xhbëëchi (Radio del Rincón). La gente empezó a decirnos que no les gustaba el nombre ni la música, por lo que recurrimos a la asesoría de Radialistas Apasionados y Apasionadas (https://radialistas.net/). El Maestro Ignacio López Vigil nos dijo: –la radio es para ustedes? o para el pueblo?, ¡hay que hacer participativa la radio!-, y a partir de entonces comenzamos a escuchar a nuestra audiencia.

Entrevista importante

Continuamos haciendo programas, noticiarios, radioteatros para la gente, sin embargo, había un programa especial que se llama “Somos del Campo”, donde hablamos del medio ambiente, de las problemáticas de los grandes megaproyectos, de alternativas, de los derechos de la madre tierra, de nuestro pueblos. Un día llega a cabina un hermano campesino.

  • Buen día, muy bonito su programa, todas las mañana lo escucho- Me dijo.
  • Gracias- le contesté emocionado.
  • Pero puedo decirle algo?- me vuelve a decir.

-¡Claro!, acá es una radio ciudadana, estamos para escuchar al pueblo.- contesté con mucho orgullo.

-A su programa le falta una frase, somos del campo y ni al campo vamos. Sabe?, todo lo que dice de lo negativo de los transgénicos, del daño que le hacemos a la madre tierra con los fertilizantes y herbicidas tóxicos, la roza, tumba y quema que hacemos, la llegada de la modernidad a nuestra comunidad, claro que entendemos, y siempre decimos que está mal, pero no creas que lo hacemos por gusto, sino por necesidad, y la alternativa que nos cuentan en la radio se escuchan muy bonito, pero no vemos, y ya sabes que hasta ver y no creer.- Y se quedó viendo mi cara.

Le di las gracias, se despidió y lo vi alejarse entre las veredas con su burrito. Yo me quedé pensando y reflexionando, y me dije que razón tiene.

Entonces comenzamos a investigar, contactar con organizaciones y universidades para conocer de las alternativas, teníamos que hacer y comunicar, entonces decidimos crear una escuela campesina con familias campesinas y encontramos que en el río pescaban con pólvora. Hicimos cerca de la radio nuestro estanque de peces con captación de agua de lluvia y con plantas acuáticas, nuestras construcciones con barro y recursos renovables, nuestras pinturas de tierra, sistemas de tratamiento de aguas de cocina, la siembra de caña en curvas a nivel, la roza tumba y pica.

Con el apoyo del Movimiento Social por la Tierra (MST) y un grupo de campesinos, demandamos que los apoyos del gobierno fueran paquetes tecnológicos orgánicos, incrementamos el rendimiento de maíz nativo con pequeñas técnicas de mejoramiento, y muchas más alternativas, con lo que podíamos ahora hablar con verdad de las alternativas para el cuidado del ambiente.

Esta experiencia nos llevó al acercamiento de mucha gente para capacitar en estas técnicas, por lo que decíamos que era necesario la formación desde la juventud con una escuela propia y se planteó y se instaló con el equipo de la radio un bachillerato agroecológico, que después se convirtió en Bachillerato Integral Comunitario. Hoy los jóvenes hacen radioteatros en lengua Xhidza para concienciar a la gente y continúan su aprendizaje en técnicas amigables con el medio ambiente.

Nos dimos cuenta que debíamos siempre mostrar y difundir las alternativas de vida, de técnicas, tecnologías a todo el bombardeo tecnológico que empezaba a llegar a las comunidades, por lo que decidimos probar en instalar nuestra propia telefonía celular comunitaria con el apoyo de Rhizomatica (https://www.rhizomatica.org/) y esto nos ayudó a ser sostenible en la radio, y le siguió el reparar y reutilizar computadoras en desuso que nos donaban y a través de software libre volvían a ser funcionales, hasta tener la escuela del pinguino xhidza (http://escueladelpinguinoxhidza.blogspot.com/).

Sin embargo mantener la radio ha sido sumamente difícil, por lo que uno de los problemas que siempre hemos enfrentado son los altos costos de pago de energía eléctrica, el pago de conexión de internet y de los que colaboramos en la radio ha sido a base de tequio (trabajo a favor de un bien común sin pago alguno). Por lo que hemos solicitado un apoyo para el uso de paneles solares para reforzar nuestra radio.

Una comunicación para la vida futura

Después de 10 años de la radio, ha comenzado una nueva etapa, hemos iniciado el proceso de lucha de reconocimiento como sujetos de derecho a tener concesiones propias como comunidad indígena, esto con el apoyo de Servicios Universitarios y Redes de Conocimiento en Oaxaca (https://surcooaxaca.org/); con el apoyo de NDN (https://ndncollective.org/) con el mejoramiento de infraestructura y equipo, y beca para personal de la radio ya estamos funcionando todos los días, así también con los paneles que están interconectados a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el sol nos proporciona la energía necesaria para nuestro uso y el excedente lo redistribuimos a la red de CFE.

Así pensamos que contribuimos a mitigar el impacto ambiental con el uso de tecnologías, nosotros ya no tenemos que pensar de donde vamos a obtener para pagar la luz, y seguimos cumpliéndole al campesino de experimentar alternativas. Pues hoy los campesinos en las charlas colectivas dicen que sería bueno instalarlos en los ranchos de trabajo, en las casas, inclusive como alumbrados públicos.

Nuestra pregunta es: ¿si es que existen estas alternativas y la preocupación es la falta de energía, para que hacer represas o campos de aerogeneradores, seguir usando el petróleo, guerras por el petróleo, etc? ¿No podría ser que cada familia, edificios públicos, comunidades, generan y usaran energías y tecnologías alternativas? Creemos que es posible una comunicación para la vida futura, desde la vida misma viviendo y experimentándolo. Grandes cambios comienzan desde nosotros mismos, haciendo alianzas con gente de buen corazón, entonces podremos comunicar para una vida alegre, sencilla y sostenible.

 

Oswaldo Martínez Flores es coordinador de Radio Aire Zapoteco y Dire ctor Comunal del Centro Universitario del Pueblo Xhidza-CEUXHIDZA. Actualmente becario de NDN Changemaker Fellowshi.p Nació en Santa María Yaviche, Pueblo Xhidza en el Rincón de la Sierra Juárez, Oaxaca, México. Ingeniero Agrónomo por la Universidad Autonoma Chapingo. Desde su egreso de la carrera se ha integrado a la vida comunitaria de su comunidad, por lo que ha sido parte de diferentes procesos comunitarios, promotor de radio comunitarias, empresas comunales, telefonía celular comunitaria, escuelas campesinas y juveniles comunitarias y agroecología. En el 2005 fue Premio Nacional de la Juventud Indígena en el Área de Educación y Desarrollo Comunitario. Fundador de la Telesecundaria, Bachillerato Integral Comunitario y Centro Universitario de su comunidad. Su filosofía “Con calma, todo a su tiempo”.

 

Foto: Sierra Juarez, vista de San Juan Yagila en el Rincón de Ixtlan, Oaxaca, México. Foto: Prsjl CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=7455055

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.